asistencia en viaje

 

Origen

La idea originaria de esta cobertura consiste en ofrecer ayudas de transporte para las personas y el propio vehículo, bien sea porque con motivo de una avería o a causa de un accidente, no puedan continuar el viaje.

El objetivo consiste en ofrecer un servicio de asistencia rápida, que puede consistir en medios para reparaciones mecánicas, grúas, taxis, ambulancias, etc.

 

Concepto General

Con la cobertura de asistencia en viaje, el cliente se asegura que recibirá los medios de atención necesarios para cubrir sus necesidades inmediatas de transporte y traslado para el vehículo, los pasajeros y los objetos en caso de accidente o avería. Cuando hablamos de asistencia en viaje, la cobertura incluye:

  • El vehículo
  • Las personas
  • Los objetos que viajan en el vehículo

Esta asistencia no tiene relación alguna con el pago de la reparación de la avería, ni de quién es la responsabilidad del accidente y a qué compañía o a quién corresponde indemnizar o pagar. Se trata de solventar las contingencias concretas que impiden la movilidad, sin entrar a valorar si se trata de una avería, un accidente y tampoco la culpabilidad y responsabilidad.

Para que esta cobertura pueda ser aplicada si se ha contratado, se debe cumplir un único supuesto: que el automóvil no esté en condiciones de circular, por la causa que sea.

Es la póliza más extensa de todas las relacionadas con el seguro del automóvil, ya que debe prever una ingente cantidad de situaciones posibles.

 

La letra pequeña

Una idea como esta, inicialmente sencilla de exponer y con una cobertura atractiva para el usuario porque facilita la resolución de una situación normalmente difícil de gestionar con los propios medios, requiere posteriormente mucho detalle en la concreción de la póliza, porque dada la variedad de situaciones posibles no hay forma material de cubrir y dar asistencia en todas las contingencias que ocurran.

En la cobertura por Asistencia en viaje es imprescindible distinguir tres grupos de sujetos u objetos:

  • Automóvil.
  • Viajeros
  • Otros aspectos y elementos comunes
  1. Asistencia al automóvil
    1.1.- Ámbito de cobertura
    1.2.- Remolque
    1.3.- Rescate
    1.4.- Reparación in situ
    1.5.- Reparado ¿quien me lo lleva a casa?
  2. Asistencia a las personas
    2.1.- Ámbito de cobertura
    2.2.- Sin secuelas físicas
    2.3.- Con secuelas físicas
    2.4.- Lo peor que podría pasar
  3. Otros aspectos y elementos comunes

 

1.- Asistencia al vehículo

1.1.- Ámbito de cobertura

Consiste en definir el espacio físico donde la cobertura surtirá efecto. Consiste en delimitar zonas geográficas (Desde dónde y hasta dónde) y tipos de carretera donde se prestará la asistencia.

Desde donde:

La mayoría de las compañías que permiten contratar esa cobertura ofrecen asistencia en viaje “para el vehículo” (única y exclusivamente para el vehículo) desde el kilómetro 0. Kilómetro 0 en este caso significa el domicilio que tenemos declarado en la póliza.

Esa es la oferta de la mayoría de compañías, pero hay otras en las que la asistencia se ofrece a partir de un radio determinado, pero no desde la puerta de casa y sus alrededores.

Ejemplos concretos:

  • Desde el km 0.5.
    Motivo: Con esta cautela la compañía evita prestar asistencia para casos frecuentes como dejar las luces encendidas al aparcar el coche y que a la mañana siguiente no arranque por falta de batería. Otro caso en el que evita dar asistencia de esta forma es por robo de las ruedas del coche o por intento de robo en el que se inutiliza el sistema de arranque.
  • Desde el km 30. Con esta limitación, la compañía evita la zona de mayor utilización del coche. Además de los problemas de arranque por las mañanas, no asume el riesgo inherente a la utilización diaria del automóvil en la mayoría de los casos. En la mayoría de los casos, los conductores recorren un elevadísimo porcentaje de kilómetros en los alrededores del lugar de residencia: para llevar a los niños al colegio, para ir al trabajo, para ir a la compra o de compras, para ver a los amigos. También es cierto que en el interior de este perímetro los contratiempos son menos costosos de solucionar para el conductor.

Hasta donde:

Lo habitual en la mayoría de compañías es ofrecer asistencia en viaje “para el vehículo” (hablamos exclusivamente del automóvil en este apartado) en toda la Unión Europea.

Por descontado, algunas compañías sólo dan asistencia dentro de España.

Quienes viajen al extranjero en coche con mayor o menor frecuencia, incluso sólo una vez al año o menos, debieran examinar la póliza para no tener sorpresas desagradables y saber en qué lugares exactamente podrán disponer de asistencia y en cuáles no.

Por donde:

La mayoría de conductores utiliza su coche únicamente por carretera, pero no es así en el cien por cien de los casos. De pronto un camino sirve para llegar a un lugar que nos han recomendado y es muy posible hacer una incursión por la pista forestal. En otros casos, los conductores de vehículos todoterreno pueden arriesgar más y meterse en una playa, en un campo en barbecho o o incluso en un sembrado .

Salvo para quienes se queden inmovilizados en carretera, el resto puede tener problemas de cobertura con su seguro. Algunas compañías no dan asistencia en viaje fuera de las carreteras asfaltadas. Para quienes viajen a lugares recónditos, vivan o vayan los fines de semana a una casa perdida en el campo y situaciones similares es obligado examinar detenidamente la póliza para comprobar si su compañía da o no da cobertura en esas situaciones.

Hasta que edad:

Advertimos también de que el HASTA DÓNDE no limita únicamente el espacio. También delimita la edad máxima del vehículo en algunos casos. Del mismo modo que algunas compañías acotan el territorio para excluir la zona de mayor número de kilómetros (alrededor del domicilio) también evitan responsabilizarse de la movilidad de coches viejos, con muchos más achaques y averías que los nuevos. En este caso, de todas formas, la propia compañía de seguros debe impedir contratar la póliza para un coche de estas características.

 

1.2.- Remolque

Una vez se ha montado el coche en la grúa, por ejemplo en Estocolmo (Suecia) tras una avería considerable, el conductor puede pretender que le lleven el automóvil a su taller de confianza en Úbeda (Jaén, España) para seguir de cerca el proceso de reparación. Es casi seguro que su póliza no se lo va a permitir. Para esta eventualidad existen diversos supuestos previstos en las pólizas. Los más frecuentes son:

  1. La compañía sólo se compromete a remolcar el coche hasta el taller más próximo del lugar de la inmovilización, o bien, ofrece un importe un pago de hasta 120 euros para trasladar el coche hasta donde el usuario diga.
  2. La aseguradora da libertad para elegir el taller deseado dentro de un radio de acción de 30-50-100 km (el límite que sea) y en otros casos en toda la provincia donde ocurra el incidente.
  3. en el supuesto de que la reparación exceda de X días, o X horas, algunas aseguradoras ofrecen la opción de llevar el coche hasta un taller cercano al domicilio del asegurado.

Entre las diferentes opciones puede haber cientos o incluso más de 1.000 kilómetros de diferencia.

Cada compañía de seguros ofrece la cobertura que considera adecuada por diferentes motivos, y por tanto, es imprescindible estudiar la póliza para conocer las coberturas de qué se dispone.

 

1.3.- Rescate

El supuesto de rescate define la operación de recuperar el vehículo de la zona en la que esté inmovilizado (barranco, terraplén, atasco en barro, etc.) acausa de un accidente, salida de vía o por otro motivo y devolverlo a la carretera asfaltada.

En ocasiones es imprescindible el concurso de una grúa especial para rescatar el vehículo. El precio de esa grúa incluye el coste por hora de trabajo de un vehículo especial, así como el desplazamiento de dicho vehículo y quizá el salario de más de un operario.

En la póliza se especifica un límite máximo de desembolso para un rescate. A partir de esa cantidad el usuario debe costear los gastos necesarios para rescatar el automóvil.

Las compañías suelen fijar un dinero máximo a gastar por este concepto que normalmente se sitúa en el intervalo acotado por el límite inferior de 120 Euros y el superior de 300 Euros. Existen excepciones, en algunas compañías se puede uno encontrar con la agradable sorpresa de que la cobertura para rescate sea ilimitado y en otros casos es posible encontrar que el rescate no esté cubierto por esta póliza.

 

1.4.- Reparación en el lugar del incidente

No siempre que un coche se avería debe ir al taller. En ocasiones, incluso en mitad de un viaje, la avería puede resolverse con más o menos facilidad en la propia carretera.

Para que esto sea posible, quien preste la asistencia en viaje debe tener conocimiento de mecánica, por lo que no basta que acuda un conductor capaz de remolcar un automóvil averiado hasta el taller. Lo ideal es que acuda un taller móvil con una persona preparada para resolver averías.

Sin embargo, no es frecuente. La mayoría de las compañías únicamente se compromete a dar servicio con una grúa de transporte de vehículos, para realizar el consiguiente traslado a un taller. Esta falta de servicio especializado provoca en ocasiones perjuicios e incomodidades desagradables para los asegurados, que se ven obligados a interrumpir el viaje.

Aun así, cuando el usuario se encuentra con la suerte de cara y resulta posible reparar la avería en el lugar del incidente, todavía no está todo resuelto. Queda por saber:

  • Qué contingencias están cubiertas
  • Quién sufraga la mano de obra
  • Quién costea el desplazamiento necesario para obtener la pieza necesaria. Qué sucede si no se tiene suficiente dinero encima para abonarla.

Para responder a estas y otras cuestiones es imprescindible acudir una vez más a consultar las Condiciones generales.

Es casi seguro que no todas las contingencias estén cubiertas. Cuando un coche queda detenido en la carretera, existe alta probabilidad de que se haya quedado sin combustible, que haya pinchado y no tenga rueda de repuesto, que haya perdido las llaves durante una parada para repostar, que fallen el alternador o la batería, que fallen los cables de las bujías... Las compañías conocen estos datos y algunas excluyen estas eventualidades de la cobertura.

En otros casos, sin embargo, al asegurado le asiste el derecho a la reparación en el propio lugar de la avería. En ese caso queda por dilucidar si tienen que cobrar o no por traernos los cinco litros de combustible, por la batería nueva o por reparar la rueda pinchada. Lo habitual para el usuario, cuando se dispone del derecho a la reparación en el lugar de los hechos, es que no deba pagar estos gastos, sin embargo mejor no aventurar nada y contrastar con la póliza a qué está obligado y a qué tiene derecho.

Puede incluso que tenga derecho a todo lo anterior, pero que no se disponga del dinero suficiente para pagar la pieza que le hace falta. ¿Prestará la compañía el dinero a su cliente? La respuesta es depende. Depende de la compañía. Unas no prestan cantidad alguna y otras fijan un límite máximo, que suele situarse entre 150 y 300 euros.

 

1.5.- Una vez reparado el coche en el taller ¿Quién lo transporta hasta casa?

El accidente ha ocurrido a 500 km del lugar de residencia y hemos dejado el coche para que lo repararan en un taller situado a pocos kilómetros del accidente. Necesitamos saber quién se encarga de transportar el coche hasta el domicilio habitual. Y si tuviera que ir el propietario del coche a por él ¿Quién paga los gastos de desplazamiento?

No existe alternativa. Es obligatorio mirar la póliza y analizar qué coberturas están incluidas. Siempre es posible que al dejar el automóvil en un taller situado lejos del domicilio, haya que perder un par de semanas más tarde un día de trabajo, con los gastos correspondientes, para ir a recoger el coche, sin contraprestación alguna. Es posible, pero poco probable.

Sabemos que si en la póliza no especifica nada sobre este particular, el asegurado no va a tener derecho a reclamar nada, es decir, tendrá que recoger el coche por su propia cuenta y costearse los gastos de desplazamiento.

 

1.- Asistencia a las personas

 

2.1.- Ámbito de Cobertura

Ni la cobertura ni su ámbito tiene por qué coincidir con el establecido en la misma póliza para el vehículo. Es posible que donde no exista asistencia para el vehículo sí lo haya para las personas y al revés. Por este motivo, entre otros, es necesario leer con atención la póliza para conocer desde dónde y hasta dónde se presta asistencia a las personas y también para saber qué personas tienen derecho a la asistencia en carretera.

Desde donde:

La mayoría de compañías ofrece asistencia en viaje para las personas desde el kilómetro 0, o lo que es lo mismo, desde el domicilio del asegurado declarado en la póliza.

Claro que se dan casos en los que la asistencia sólo se ofrece cuando las pesonas se alejan en el vehículo a más de una determinada distancia desde su domicilio. En algunas pólizas también se distingue entre los casos de accidente y avería.

Diferentes posibilidades de cobertura

  • Desde el km 0.
    Tanto en caso de avería como de accidente. El asegurado está cubierto desde que se sube al coche en el propio domicilio.
  • Desde el km 0 si se trata por accidente pero a partir del km X si se trata de avería.
    De esta forma, la compañía evita ofrecer las prestaciones cuando se trata de una avería en la puerta de casa, por lo que no costeará el traslado del asegurado hasta su puesto de trabajo en la oficina a causa de asegurado a trabajar a la oficina en caso de avería en el portal de casa.
  • A partir de un km X tanto por avería como por accidente.
    La aseguradora no presta servicio ni como consecuencia de la avería típica de las mañanas (batería, ruedas pinchadas, arranque estropeado... ni dará asistencia cuando se trate de un accidente en el entorno del domicilio.

Ejemplo: Si ocurriera un accidente causado por el usuario a pocos metros del propio domicilio con resultado de lesiones físicas que requieran tratamiento hospitalario, la ambulancia en este supuesto irá a costa del usuario.

Hasta donde:

La mayoría de las compañías ofrecen asistencia en viaje para personas en toda la Unión Europea.

No es así en todos los casos y hay compañías que únicamente ofrecen asistencia en viaje a las personas dentro del territorio español.

Quienes viajen a otros países en su coche, con mayor o menor frecuencia, deberán leer la póliza con todo detalle para conocer los límites de aplicación de esta cobertura y qué territorios están incluidos en esos límites de aplicación de la cobertura.

Quiénes están cubiertos:

La mayoría de compañías ofrece asistencia en viaje para TODAS las personas que vayan en el vehículo al producirse la avería o accidente.

Sin embargo, hay compañías en las que únicamente se ofrece asistencia al conductor del vehículo. El resto de ocupantes debe resolver su situación sin el respaldo de la asistencia en viajes. Normalmente, en el vehículo que vaya a recoger al conductor cabrán los otros ocupantes, pero si no tiene la cobertura su asistencia no está garantizada.

Por donde:

Al igual que para la asistencia al vehículo, algunas compañías no dan asistencia en viaje a personas cuando el vehículo no transita por carretera asfaltada. Por este motivo, antes de desplazarse con la familia a recorrer un parque natural protegido, cuyos caminos pueden no estar asfaltados, conviene cerciorase de si nuestra póliza da cobertura en un lugar así, porque en caso contrario una avería en medio de la montaña puede ser muy desagradable, por mucho que estemos rodeados de coches por todos lados.

 

2.2.- Sin secuelas físicas

Es lo habitual cuando se trata de una avería y resulta frecuente en caso de accidente leve:

  • Los ocupantes del vehículo, al completo, están indemnes.
  • El coche no puede continuar el viaje. Se necesita una alternativa

Las opciones son:

  1. Mantener el programa de viaje hasta el destino. Para ello, la compañía pondrá medios de transporte a disposición del asegurado. Puede ser un taxi, pagar los billetes de autobús, o tren, etc, o alquilar un vehículo para finalizar el viaje. Algunas compañías costean únicamente un porcentaje de ese trayecto, en concreto la mitad del recorrido entre el origen y el destino. Por tanto, si la avería se produce cerca del destino el asegurado no deberá pagar cantidad alguna. Si la avería se produce cerca del lugar de salida, el coste hasta la mitad del trayecto será por cuenta del asegurado.
  2. Regresar al domicilio. La compañía pondrá a disposición del asegurado medios de transporte como taxi, billetes de autobús, o tren, etc, o un coche de alquiler para devolverlos a casa. Normalmente, todas las compañías ofrecen la opción de regresar a casa con cobertura total.
  3. Depende de dónde se produzca el incidente, una buena solución puede ser esperar a que termine la reparación del vehículo y proseguir viaje. La compañía ofrece en ese caso un número máximo de días para alojarse en un hotel y también un presupuesto máximo para pagar el hotel (las cantidades rondan los 50 euros/día). Del mismo modo, se fija un tope para el número de personas que pueden solicitar la prestación (pueden ser todos los ocupantes del coche, todos los miembros de la unidad familiar, dos personas como máximo, etc.)

Como siempre, es aconsejable examinar la póliza, ya que suele ocurrir que cada compañía cubra diferentes aspectos.

Aviso:

Cuando la aseguradora pone un vehículo de alquiler a disposición del asegurado, los gastos de gasolina, peajes, aparcamiento, etc, corren a cargo del asegurado.

 

2.3.- Con secuelas físicas

Se producen los siguientes supuestos:

  • Ha ocurrido un accidente.
  • Por lo menos una de las personas que viajaba en el vehículo está herida.

En este caso, lo primordial y urgente es dar asistencia a la persona herida cuya vida, en algunas ocasiones, puede correr peligro. Resulta imperioso atenderla con urgencia, correctamente y con especial cuidado y dedicación.

En ese momento no tiene sentido alguno plantearse si tiene derecho o no de asistencia en viaje. Si estuviera en juego la vida de la persona herida, es obligatorio socorrerla con diligencia, por lo que el pago de los gastos y cualquier otra consideración debe postergarse. Llamar a la ambulancia y atender al herido son las únicas prioridades.

Al día siguiente, o cuando corresponda, sabremos que estábamos equivocados. Porque es error habitual creer que la ambulancia la paga el Estado, a través de la Seguridad Social. Es completamente falso. La ambulancia la paga quien la requiere. Cierto es, sin embargo, que salvo posibles raras excepciones todas las compañías dan cobertura para los gastos de ambulancia.

Además de los gastos de hospital, un buen número de compañías paga el alojamiento en un hotel cercano a una persona para que acompañe al herido durante su estancia en el Hospital. Incluso más. Algunas compañías incluyen una cantidad diaria para que el acompañante disponga de dinero para gastos corrientes, como por ejemplo la comida.

Estas coberturas para el acompañante siempre están limitadas en el tiempo (por ejemplo, 8 días) y en el presupuesto destinado (por ejemplo 50 euros/día).

Cuando el herido se ha recuperado, puede requierir de nuevo los servicios de una ambulancia o de un taxi para regresar a casa. Salvo excepciones, todas las compañías cubren esta contingencia. Pagan la ambulancia, o un taxi, o el medio que los médicos dispongan como adecuado para trasladar a esa persona.

Aunque las excepciones a estas coberturas son raras, conviene revisar la póliza a conciencia para asegurarse de cada detalle y de que nuestra compañía no es una de las raras.

 

2.4.- El peor de los supuestos

No hay peor escenario que el fallecimiento de un ocupante del vehículo en caso de accidente.

Para este desenlace se requiere un dispositivo especial que incluye traslado funerario, papeleo, etc, etc.

Todas las pólizas tratan esta eventualidad con detalle. Para conocerlos basta con leer las Condiciones Generales

 

3.- Otros aspectos y elementos comunes

 

3.1.- Cómo actuar en el extranjero

Para conocer bien la cobertura de una determinada póliza en el extranjero es ineludible examinar las Condiciones Generales con todo detenimiento, porque las variables son demasiadas como para tratar aquí con detalle este supuesto.

Las condiciones de una cobertura en el extranjero pueden ser muy útiles para valorar la calidad de una póliza de asistencia en viaje

 

3.2.- Teléfono de asistencia en viaje

Hasta fechas recientes era habitual disponer de un teléfono 900 gratuito para llamar a la compañía en caso de necesitar cobertura de asistencia en viaje. Pero esta modalidad de atención telefónica gratuita está cambiando. Cada vez más compañías utilizan un número 902, es decir, un número de teléfono no gratuito.

El asunto del número de teléfono de asistencia es especialmente importante si viaja al extranjero. Conviene confirmar el número correcto antes de salir de España, porque en países con idiomas diferentes puede ser un jaleo localizar el teléfono correcto si no lo conocemos. No olviden que los números 900, 901 ó 902, que sirven en España, no permiten conectar desde el extranjero. Por tanto la compañía debe suministrarnos otro número para las posibles llamadas desde el exterior.

Recomendación: Cada vez que se renueve la póliza conviene cotejar con la compañía que no ha cambiado el número de asistencia en viaje. Sólo para tranquilidad del usuario.

RECOMENDACIÓN:

La cobertura de asistencia en viaje no es costosa debido a su buena relación calidad/precio. Aun así ese aspecto no es tan importante como lo que se agradece una buena asistencia en viaje cuando se produce una avería o un accidente deja el coche inmovilizado. Los conductores no solemos estar preparados para quedarnos “tirados” en mitad de la carretera. Lo tenemos todo previsto antes de salir y después de llegar, pero es imposible planificar una asistencia en el recorrido porque uno nunca se espera que el coche se estropee y aunque pudiera esperarlo nunca sabría en qué punto iba a quedarse detenido. La ayuda es más necesaria y se agradece todavía más si a causa de un accidente alguno de los pasajeros queda herido.

Depende mucho de cada circunstancia, para un coche que sólo circule por núcleos urbanos no parece una cobertura indispensable, pero para quienes viajen por carretera sí parece muy recomendable y en algunos casos imprescindible, por ejemplo si se viaja con niños pequeños.

Hay alternativas para el seguro de asistencia en viaje que ofrecen las aseguradoras. Este servicio se puede contratar directamente con el RACE o ADA, o cualquier otro de los operadores que prestan asistencia en viaje o carretera. Existen conductores que tienen contratado este servicio por duplicado, por un lado en su póliza de seguro del automóvil y por otro con una de las organizaciones o clubes que también lo incluyen entre sus servicios al pagar la cuota de socio.

Lo que está claro es que resulta imposible recibir este servicio dos veces, por lo que pagarlo dos veces supone regalar el dinero a una de las dos entidades con las que se contrata.

Además, varias marcas de automóviles ofrecen asistencia en viaje durante el periodo de garantía del vehículo nuevo. Se trata generalmente de una asistencia básica que consiste básicamente en trasladar el coche al concesionario de la marca más cercano en caso de avería y no al taller que desea el cliente. Depende de cada caso, pero no todas ofrecen coberturas al transporte de pasajeros ni solucionan el resto del viaje.

Esta situación de mayor o menor cobertura también varía en la oferta de unas compañías a otras, con precios ascendentes cuanto mayor sea el nivel de cuidado y asistencia. No queda otra solución que examinar las diferentes posibilidades y ver cuál se ajusta más a nuestros intereses.

Como hay diferentes posibilidades de contratar el servicio de asistencia en viaje y varios cauces para hacerlo, existe la posibilidad de que haya conductores que estén cubiertos con tres contratos diferentes (la marca, un Club de asistencia en carretera y con su aseguradora) y que incluso así no tengan cubiertas todas las contingencias previstas.

 

 

   

 
 
 
la letra pequeña de los seguros
 
Te mostramos otros artículos donde se explica y analiza otras coberturas que puede tener una póliza de seguros, y aspectos de especial interés a tener en cuenta cuando se contrata un seguro de coche.
 
Accesorios de serie y opcionales: Todos los elementos que están incluidos en el precio de serie de un vehículo son los accesorios de serie. Los accesorios no de serie son aquellos elementos por los que el conductor tiene que pagar un precio adicional si quiere disponer de ellos en su coche.
Ámbito geográfico de cobertura: Contratar una póliza de seguro para un automóvil implica disponer de una serie de coberturas, ahora bien, falta una información importante: ¿cuál es el ámbito geográfico en el cual dicha póliza está en vigor?, o dicho de otro modo, ¿se puede viajar a cualquier parte del mundo estando cubierto por la póliza?
Bonificaciones: Con este sistema de bonificaciones y penalizaciones, las compañías persiguen personalizar las pólizas en función del historial de siniestralidad de cada conductor, con el objetivo de ajustar los precios en cada caso en función de cada riesgo individual
Coche de sustitución: El objetivo de esta cobertura es garantizar la movilidad del asegurado, mediante un vehículo de sustitución mientras el suyo esté de reparaciones en el taller. Otra posibilidad es que el asegurado reciba una indemnización dineraria para que pueda utilizar otro medio de transporte (taxi, autobús, tren) durante los días que su coche esté en reparación.
Conductor ocasional: La figura del conductor esporádico u ocasional del vehículo es complicada. Las aseguradoras no quieren asumir los riesgos que implica que el coche asegurado a nombre del padre sea conducido por el hijo que se acaba de sacar el carné o que todavía tiene edad para ser considerado joven, según las Condiciones Generales del contrato.
Crédito reparación: Esta cobertura surge con el propósito de ayudar al asegurado con un préstamo cuando tenga que sufragar la reparación de su vehículo tras un accidente.
Daños propios: Con esta cobertura, el asegurado firma una póliza que le permite ser indemnizado cuando concurren diversos hechos:
Defensa jurídica: La vida de un conductor puede verse enturbiada por diferentes consecuencias indeseables tras un accidente. Además del riesgo de sufrir lesiones de los ocupantes del vehículo propio, conductor incluido, pueden producirse víctimas de peatones o de ocupantes de otros vehículos. Se cual sea la causa, es posible que el conductor considerado culpable pueda incurrir en responsabilidades penales.
Defensa en multas: El origen de esta multa consiste en ayudar al asegurado a defender sus derechos frente a la administración cuando le ha sido una multa de tráfico que desea recurrir, porque la considera injustificada o por cualquier otro motivo que sea compatible con el ordenamiento jurídico español.
Exclusiones generales: En casi todas las coberturas que componen una póliza de seguros de automóvil existen una serie de excepciones, conceptos o situaciones que no quedan cubiertas por la póliza.
Final prematuro: os seguros para automóviles tienen la duración de un año. Pero en ocasiones el coche desaparece antes de que concluya la validez de la póliza de las manos del propietario (venta, incendio, robo, siniestro total...). Vamos a analizar qué sucede en esos casos, si se puede recuperar parte de la prima pagada y no usada
Franquicias: Las compañías de seguros siempre buscan la forma de reducir el riesgo de que se produzca un siniestro. Les compensa cobrar menos por la prima del seguro si saben que el riesgo de que se produzca un siniestro se reduce de forma notable.
Grandes daños: Esta cobertura cubre únicamente por los daños del vehículo propio: No cubre bienes materiales terceros ni posibles lesiones del conductor ni a ocupantes u otras personas.
Incendio: El objetivo de esta cobertura, que es recibir indemnización por el valor del vehículo en supuesto de incendio, se producirá sí y sólo si se produce un incendio y el coche resulta dañado por tal motivo y no existe tercero culpable que asume la culpa del incendio.
Lunas: Esta cobertura tiene como objetivo asegurar que la compañía aseguradora indemnice al cliente cuando se produzca una rotura en el parabrisas (luna delantera), en la luneta posterior y en las lunas laterales del automóvil.
Responsabilidad civil: Es la póliza de seguro indispensable para circular de forma legal, porque tiene una característica que la distingue: su contratación asociada a un vehículo es de obligado cumplimiento para circular con él. No tener asegurado el coche con esta póliza supone inmovilización del vehículo y multa a su conductor.
Retirada de carné: El objetivo de esta cobertura consiste en garantizar que el asegurado mantiene su capacidad de desplazamiento cuando, por las causas que sea, sufre una retirada del carné de conducir.
Robo: Con esta cobertura tenemos el objetivo de que nuestra compañía aseguradora nos indemnice en el supuesto de robo de parte del coche, robo del coche completo o cuando el vehículo ha sufrido daños y desperfectos como consecuencia del robo.
Seguro del conductor: El origen de esta cobertura se basa en la posibilidad de proteger al conductor culpable de un accidente. Puede ser culpable por muchos motivos: distracción, imprudencia temeraria, exceso de velocidad, etc. En cualquiera de estos, el conductor, por ser culpable, no tiene derecho a recibir indemnización de ningún tipo. Él queda desprotegido y, en muchas ocasiones, sus familiares desamparados.
Siniestro total: Una de las expresiones que aparecen en las Condiciones Generales de la póliza de seguro y que más interés tienen para el asegurado es el de "Pérdida Total". Es una expresión equivalente a la que se utiliza casi siempre en su lugar: “Siniestro Total”.
Valor a nuevo: Significa una indemnización por el precio del coche nuevo. Este precio de coche nuevo incluye impuestos de coche nuevo (IVA e Impuesto de matriculación). Además, si los tenemos declarados en la póliza , se incluirán los accesorios no de serie o, en su defecto, cuando la compañía los cubra sin sobreprima.
Valor venal, valor venal mejorado: Es el precio del coche al que se hubiera vendido justo en el instante anterior al siniestro, con todas sus característica y propiedades justo antes del accidente o percance.
Variación del riesgo: Las compañías determinan el precio de una póliza de un seguro en función del riesgo que están dispuestas a asumir y de las coberturas con las que protegen al asegurado en cada siniestro.
Venta del vehículo: La vigencia de una póliza de seguro y los periodos de propiedad de un vehículo no tienen por qué estar sincronizados. No tendría ningún sentido que hubiera que sincronizar el periodo de tenencia de un vehículo con los plazos anuales de los contratos de seguros.
 
Redacción (34) 91 724 05 70 - Publicidad (34) 91 005 21 04 - © copyright 1999- Ruedas de Prensa S.L. - Notificar errores - Condiciones legales - Mapa web - Seguros