retirada del carné de conducir

 
 

Origen y objetivo

El objetivo de esta cobertura consiste en garantizar que el asegurado mantiene su capacidad de desplazamiento cuando, por las causas que sea, sufre una retirada del carné de conducir.

Las causas posibles de la retirada del carné de conducir son dos:

  1. Pérdida los 12 puntos asignados, salvo para las personas con menos de tres años de carné a las que corresponden 8. ejemplos de las infracciiones que restan puntos son: superar la velocidad máxima permitida en más de un 50%, no llevar puesto el cinturón de seguridad, utilizar el teléfono móvil sin dispositivo de manos libres, etc.).
  2. Incurrir en una única infracción muy grave, como son: conducir con una tasa de alcohol elevada , circular a más de 195 km/h en autovía, etc. En estos casos, la retirada de carnet es automática independientemente de los puntos que se conserven hasta esa fecha.

La indemnización consiste en facilitar a la persona afectada por la retirada de carnet para que pueda utilizar transportes alternativos (taxi, autobús, tren, etc.).

 

Concepto

La indemnización se concreta en una suma de dinero que recibe el conductor tras la retirada del carné por resolución administrativa o sentencia judicial.

Una vez contratada la cobertura, se deben cumplir los siguientes requisitos para que la indemnización surta efecto:

  • Que la retirada de carnet se deba a causas derivadas de la conducción del vehículo (exceso de velocidad, conducción temeraria, etc.) No es aplicable, por ejemplo, si se pierde la facultad de conducir a causa de una lesión que impida utilizar el coche de forma temporal, o que implique la pérdida de capacidad de conducir definitiva.
  • Que el acto que motiva la retirada se haya producido mientras la póliza está en vigor.

Por ejemplo, la indemnización no se producirá si la póliza se contrata después de la fecha en la que se fotografió el coche a velocidad excesiva, aunque en la fecha de contratación no se haya recibido todavía la notificación de la denuncia.

Otro ejemplo. Un conductor es condenado judicialmente con la retirada del permiso de conducir un año después de que cometió la infracción que origina esa retirada. Si durante ese periodo ha cambiado de compañía aseguradora, y la nueva póliza la contrató después de la fecha de la infracción, no existe derecho a indemnización.

Posibilidades y límites de la indemnización

La indemnización nunca permite mejorar la situación anterior al siniestro o la infracción que originó la retirada de carné. Eso significa, por ejemplo, que nunca será suficiente como para poner a disposición del asegurado un coche con chófer para que lo traslade de un lugar a otro. No sólo eso. Las aseguradoras, nunca indemnizan por el equivalente a un número ilimitado de desplazamientos en medios de transporte.

Como en otros casos, se limita la cantidad de dinero diaria, con un límite de tiempo. Durante ese periodos el asegurado percibe una indemnización que le permite moverse en taxi, tren y autobús.

Algunas aseguradoras indemnizan durante un único mes, otras durante un año... Esos son siempre los limites máximos, pero si el asegurado recupera su carnet con anterioridad a ese plazo no se aplicaría la indemnización máxima.

 

La letra pequeña

Para saber si resulta conveniente contratar esta cobertura, primero se deben estudiar los siguientes datos:

  • Indemnización máxima diaria.
  • Tiempo máximo de la indemnización

La oferta media de las compañías puede situarse en torno a los 30 euros diarios durante un máximo de tres meses. El equivalente de esta indemnización es una cuantía máxima de 2.700 euros. Las mejores compañías para los conductores que han perdido su carné por largos periodos de tiempo son aquellas que ofrecen del orden de 20 euros diarios durante un año completo, cantidades que suman un total de 7.200 euros.

Está claro que cuanto mayor sea la cantidad de dinero diaria y mayor el periodo de cobertura, mejor para el asegurado. Sin embargo, para algunos conductores será mejor una indemnización alta durante un mes y para otros una indemnización de menor cuantía durante un periodo de tiempo prolongado. La probabilidad del riesgo al que se somete cada conductor entraña condiciones de análisis particulares.

Otro aspecto importante que se debe analizar en el detalle es la posibilidad de que exista algún motivo de retirada de carné que no quede incluido dentro de la cobertura.

Es imprescindible revisar las condiciones y asegurarse de si alguno de los siguientes motivos (u otros) no inhabilitan para recibir la indemnización:

  • Conducir bajos los efectos del alcohol.
  • Exceso de velocidad.
  • Conducción temeraria
  • Imprudencia grave
  • Conducir con el permiso retirado (reincidencia).
  • Etc., etc.

 

Cursos de recuperación de puntos

Algunas aseguradoras cubren únicamente con esta póliza el curso obligatorio que permite recuperar total o parcialmente los puntos retirados. Como estos cursos cuestan alrededor de 300 Euros y la indemnización para utilizar medios de transporte durante la retirada puede alcanzar varios miles de euros, la diferencia es obvia.

RECOMENDACIÓN:

Esta cobertura es recomendable para quienes tienen la obligación diaria de desplazarse, deben hacerlo mediante un método de transporte caro y tienen algún riesgo significativo de que su carnet sea retirado.

Una persona que viaje despacio, no cometa imprudencias y no beba, difícilmente obtenga alguna contrapartida de esta cobertura.

Para quien tiene mayor riesgo, es imprescindible vigilar que las indemnizaciones sean de una cantidad suficiente como para sufragar las necesidades de desplazamiento que se derivan de la pérdida del carnet. Quien pueda sustituir el coche por un tren de cercanías directo, tiene poco riesgo por la pérdida de carnet. En cambio, quien no tiene más alternativa al coche que un taxi, debe preocuparse por mirar bien las indemnizaciones máximas y analizar bien las pólizas aunque sea a cambio de pagar una prima más cara en la contratación.

No importa nada que se excluya alguna posibilidad de pérdida de carnet si el asegurado nunca está en esas condiciones. Por ejemplo, lo normal es que a nadie le importara que no se diera cobertura a quien supere la tasa de alcohol permitida, porque el riesgo físico que se corre en esas circunstancias supera con mucho al de la simple pérdida de carné.

Esta cobertura normalmente no se contrata por separado. Lo habitual es que esté incluida en un “paquete” de coberturas y puede servir para ayudar a decidirse entre una póliza u otra a igualdad del resto de coberturas y precios.

 

 

 
 
 
la letra pequeña de los seguros
 
Te mostramos otros artículos donde se explica y analiza otras coberturas que puede tener una póliza de seguros, y aspectos de especial interés a tener en cuenta cuando se contrata un seguro de coche.
 
Accesorios de serie y opcionales: Todos los elementos que están incluidos en el precio de serie de un vehículo son los accesorios de serie. Los accesorios no de serie son aquellos elementos por los que el conductor tiene que pagar un precio adicional si quiere disponer de ellos en su coche.
Ámbito geográfico de cobertura: Contratar una póliza de seguro para un automóvil implica disponer de una serie de coberturas, ahora bien, falta una información importante: ¿cuál es el ámbito geográfico en el cual dicha póliza está en vigor?, o dicho de otro modo, ¿se puede viajar a cualquier parte del mundo estando cubierto por la póliza?
Asistencia en viaje: esta cobertura es la que se ocupa del vehículo y sus ocupantes en el caso de que, bien por avería, o por accidente, no podamos continuar el viaje. La aseguradora pondrá a disposición del asegurado los medios necesarios para trasladar al vehículo al taller, y a los ocupantes a su lugar de destino...
Bonificaciones: Con este sistema de bonificaciones y penalizaciones, las compañías persiguen personalizar las pólizas en función del historial de siniestralidad de cada conductor, con el objetivo de ajustar los precios en cada caso en función de cada riesgo individual
Coche de sustitución: El objetivo de esta cobertura es garantizar la movilidad del asegurado, mediante un vehículo de sustitución mientras el suyo esté de reparaciones en el taller. Otra posibilidad es que el asegurado reciba una indemnización dineraria para que pueda utilizar otro medio de transporte (taxi, autobús, tren) durante los días que su coche esté en reparación.
Conductor ocasional: La figura del conductor esporádico u ocasional del vehículo es complicada. Las aseguradoras no quieren asumir los riesgos que implica que el coche asegurado a nombre del padre sea conducido por el hijo que se acaba de sacar el carné o que todavía tiene edad para ser considerado joven, según las Condiciones Generales del contrato.
Crédito reparación: Esta cobertura surge con el propósito de ayudar al asegurado con un préstamo cuando tenga que sufragar la reparación de su vehículo tras un accidente.
Daños propios: Con esta cobertura, el asegurado firma una póliza que le permite ser indemnizado cuando concurren diversos hechos:
Defensa jurídica: La vida de un conductor puede verse enturbiada por diferentes consecuencias indeseables tras un accidente. Además del riesgo de sufrir lesiones de los ocupantes del vehículo propio, conductor incluido, pueden producirse víctimas de peatones o de ocupantes de otros vehículos. Se cual sea la causa, es posible que el conductor considerado culpable pueda incurrir en responsabilidades penales.
Defensa en multas: El origen de esta multa consiste en ayudar al asegurado a defender sus derechos frente a la administración cuando le ha sido una multa de tráfico que desea recurrir, porque la considera injustificada o por cualquier otro motivo que sea compatible con el ordenamiento jurídico español.
Exclusiones generales: En casi todas las coberturas que componen una póliza de seguros de automóvil existen una serie de excepciones, conceptos o situaciones que no quedan cubiertas por la póliza.
Final prematuro: os seguros para automóviles tienen la duración de un año. Pero en ocasiones el coche desaparece antes de que concluya la validez de la póliza de las manos del propietario (venta, incendio, robo, siniestro total...). Vamos a analizar qué sucede en esos casos, si se puede recuperar parte de la prima pagada y no usada
Franquicias: Las compañías de seguros siempre buscan la forma de reducir el riesgo de que se produzca un siniestro. Les compensa cobrar menos por la prima del seguro si saben que el riesgo de que se produzca un siniestro se reduce de forma notable.
Grandes daños: Esta cobertura cubre únicamente por los daños del vehículo propio: No cubre bienes materiales terceros ni posibles lesiones del conductor ni a ocupantes u otras personas.
Incendio: El objetivo de esta cobertura, que es recibir indemnización por el valor del vehículo en supuesto de incendio, se producirá sí y sólo si se produce un incendio y el coche resulta dañado por tal motivo y no existe tercero culpable que asume la culpa del incendio.
Lunas: Esta cobertura tiene como objetivo asegurar que la compañía aseguradora indemnice al cliente cuando se produzca una rotura en el parabrisas (luna delantera), en la luneta posterior y en las lunas laterales del automóvil.
Responsabilidad civil: Es la póliza de seguro indispensable para circular de forma legal, porque tiene una característica que la distingue: su contratación asociada a un vehículo es de obligado cumplimiento para circular con él. No tener asegurado el coche con esta póliza supone inmovilización del vehículo y multa a su conductor.
Robo: Con esta cobertura tenemos el objetivo de que nuestra compañía aseguradora nos indemnice en el supuesto de robo de parte del coche, robo del coche completo o cuando el vehículo ha sufrido daños y desperfectos como consecuencia del robo.
Seguro del conductor: El origen de esta cobertura se basa en la posibilidad de proteger al conductor culpable de un accidente. Puede ser culpable por muchos motivos: distracción, imprudencia temeraria, exceso de velocidad, etc. En cualquiera de estos, el conductor, por ser culpable, no tiene derecho a recibir indemnización de ningún tipo. Él queda desprotegido y, en muchas ocasiones, sus familiares desamparados.
Siniestro total: Una de las expresiones que aparecen en las Condiciones Generales de la póliza de seguro y que más interés tienen para el asegurado es el de "Pérdida Total". Es una expresión equivalente a la que se utiliza casi siempre en su lugar: “Siniestro Total”.
Valor a nuevo: Significa una indemnización por el precio del coche nuevo. Este precio de coche nuevo incluye impuestos de coche nuevo (IVA e Impuesto de matriculación). Además, si los tenemos declarados en la póliza , se incluirán los accesorios no de serie o, en su defecto, cuando la compañía los cubra sin sobreprima.
Valor venal, valor venal mejorado: Es el precio del coche al que se hubiera vendido justo en el instante anterior al siniestro, con todas sus característica y propiedades justo antes del accidente o percance.
Variación del riesgo: Las compañías determinan el precio de una póliza de un seguro en función del riesgo que están dispuestas a asumir y de las coberturas con las que protegen al asegurado en cada siniestro.
Venta del vehículo: La vigencia de una póliza de seguro y los periodos de propiedad de un vehículo no tienen por qué estar sincronizados. No tendría ningún sentido que hubiera que sincronizar el periodo de tenencia de un vehículo con los plazos anuales de los contratos de seguros.
 
Redacción (34) 91 724 05 70 - Publicidad (34) 91 005 21 04 - © copyright 1999- Ruedas de Prensa S.L. - Notificar errores - Condiciones legales - Mapa web - Seguros