préstamo de reparación

 
 

Idea original

Esta cobertura surge con el propósito de ayudar al asegurado con un préstamo cuando tenga que sufragar la reparación de su vehículo tras un accidente.

 

Concepto

La particularidad de esta póliza es que no se trata de la solicitud de un préstamo normal que surge tras el deseo o la necesidad de comprar un coche o una casa. Se trata de un préstamo ligado a un riesgo. Sólo se concede el préstamo en caso de sufrir un accidente con el coche.

Mediante esta cobertura, el beneficiario del seguro se garantiza disponer de dinero para la reparación en caso de accidente. De hecho, será la compañía aseguradora la que pague al taller en la mayoría de casos. Ese préstamo que realiza la aseguradora deberá ser devuelto en los términos, plazos y condiciones que estipule la "letra pequeña".

Para que esta cobertura genere el préstamo solicitado por el asegurado en caso de accidente, se deben cumplir las siguientes condiciones:

  1. La reparación se produce sí y solo si es consecuencia de un siniestro. Esta cobertura no da derechos para casos de averías u otro tipo de visitas al taller.
  2. Que no exista tercero culpable (Su póliza de seguro cubriría la reparación).
  3. Que no exista otra cobertura que sirva para pagar esa reparación.

Intentamos explicarlo de forma más clara con unos ejemplos:

  • Robo: Al intentar robarnos el coche los ladrones rompen la cerradura, la luna del pasajero y estropean el salpicadero (situación afectada por las condiciones 1 y 2). Supongamos además que no tenemos contratada cobertura por robo (condición 3). Si se da ese supuesto, no nos queda otro remedio que reparar el coche, porque no vamos a poder circular con él en ese estado. Si previamente hemos contratado la cobertura de Préstamo Reparación, la aseguradora se hará cargo del pago inmediato al taller y nosotros deberemos devolver el dinero en los plazos acordados.
  • Daños propios: Somos la parte culpable de un accidente (condición 1 y 2) a resultas del cual nuestro coche sufre daños severos. Como no tenemos contratada la cobertura de daños propios (condición 3), la aseguradora pagará al taller y le devolveremos el importe de forma aplazada con los intereses correspondientes. La mayoría de compañías, cuando el contrato en el seguro por daños propios incluye franquicia, también tienen prevista la posibilidad de realizar un préstamo sobre ese importe
  • Esta modalidad de seguro no varía para el resto de coberturas, sea incendio, lunas o cualquier otra, siempre que sea preciso reparar el coche tras un siniestro y requiramos un préstamo para pagar la factura.

 

Letra pequeña

Esta póliza de préstamo nos puede sacar de un apuro ante un gasto no previsto. Pero no basta con contratar el seguro para quedarse totalmente tranquilo. Hay que analizar los detalles para saber:

  1. Quién concede el préstamo y qué garantías exige.
  2. Cuáles son los intereses, comisiones y otros gastos posibles.
  3. Condiciones del préstamo y plazo de devolución.
  4. Límite inferior y superior.

 

1.- Quién concede el préstamo y qué garantías exige.

Existen dos posibilidades, que nos preste el dinero la propia compañía aseguradora o que la compañía realice labores de intermediaria y que sea un banco quien preste finalmente el dinero.

Conocer ese dato antes de firmar la póliza es fundamental, porque en función de qué entidad preste el dinero las condiciones y garantías exigidas pueden ser completamente diferentes. La aseguradora puede estar obligada por el contrato firmado a realizar el préstamo (tiene que haber calibrado el riesgo y exigido garantías antes de la firma) y un banco ajeno al contrato puede exigir unas condiciones que no seamos capaces de asumir, como por ejemplo un trabajo estable, con un salario suficiente como para pagar la cuota mensual, etc.

Por estos motivos es imprescindible conocer bien las condiciones que se deben cumplir para obtener el préstamo, porque puede darse el caso de que uno pague por la cobertura y llegado el momento no le concedan el préstamo porque no cumple las condiciones estipuladas. No se trata de una cobertura de seguro con la que la compañía cubre determinados riesgos, sino una especie de pre-contrato para la concesión de un préstamo, con unos requisitos que deben cumplirse posteriormente para la concesión definitiva del préstamo.

 

2.- Cuáles son los intereses, comisiones y otros gastos posibles.

Pagar por este tipo de póliza de seguro sólo tiene sentido si la compañía, a cambio del pago de la cobertura, nos garantiza unas condiciones mejores de las que podemos obtener en nuestra entidad financiera. Porque si la compañía nos concede un préstamo, con un riesgo calculado, normalmente el banco también nos lo concederá.

Por este motivo, a cambio del precio fíjo de la póliza que nos da cobertura, tenemos que conseguir no pagar ningún tipo de comisiones ni de intereses. Por dos motivos

  • Porque estamos pagando la cobertura de un seguro y la compañía debe asumir un riesgo.
  • Porque al año siguiente no reducirán la bonificación.

Las compañías asumen estos puntos y por ello la práctica totalidad de las que ofrecen esta cobertura no cobran ni comisiones ni intereses.

En caso contrario, si no ofrecieran una cobertura sin intereses ni comisiones, no tendría sentido contratarla. Lo habitual es que no se haga uso de esta cobertura, porque lo habitual es no tener siniestros con el coche. Por ese motivo, lo habitual es pagar sin recibir a cambio ningún tipo de préstamo. Por ello, cuando se requiere el préstamo, lo normal es obtenerlo sin gastos, comisiones ni intereses.

A continuación detallamos un caso típico de utilización de esta cobertura.

La reparación de nuestro coche cuesta 4.000 Euros y necesitamos un préstamo de 3.600 Euros para reunir la suma completa. La compañía nos otorga el préstamo, a devolver en 3 años, por lo que tendremos que pagar 100 Euros cada mes, ni uno más, porque no debemos pagar ni gastos, ni comisiones ni intereses.

Cuando un banco concede un préstamo existen gastos de Notaría o de Corredor de Comercio. En este caso, debe saber con antelación a quien corresponde pagar estos gastos, porque en función de ello puede interesar más una u otra compañía.

 

3.- Condiciones del préstamo y plazo de devolución.

Datos en los que también es necesario detenerse antes de contratar el préstamo:

  • Forma de pago. Las posibilidades son varias. Se puede establecer un pago mediante cuotas mensuales, o en periodos más largos como cada seis meses o por años. Incluso podemos intentar un pago al final de un periodo fijado si tenemos un depósito bancario que nos renta unos intereses que no nos conviene deshacer.
  • Plazo máximo de devolución. El plazo máximo suele establecerse en dos años. Como debemos conseguir no pagar intereses, cuanto más largo sea el plazo más rentable nos resultará.

Otros detalle que debemos concretar es la forma de pago: domiciliación bancaria, talones, en efectivo...

 

4.- Límite inferior y superior

Las compañías fijan cantidades mínimas y máximas en la concesión de estos préstamos.

El límite inferior suele establecerse en cantidades de entre 300 y 500 Euros. (Si vamos a pedir un préstamo por cantidades cercanas a la mínima debemos pensarlo bien, porque si hacemos uso de esta cobertura la compañía reducirá la bonificación en la contratación del seguro al año siguiente. Es importante saber cuánto dinero costará esa diferencia de bonificación porque puede no compensar que solicitemos el préstamo con la compañía de seguros debido al alto coste que puede suponer.

Por otro lado, si la cantidad mínima que exige la aseguradora fuera muy alta (pongamos 5.000 Euros) la probabilidad de que hagamos uso de esa cobertura puede que sea ínfima y no compense contratarla.

En el supuesto contrario, si el límite superior fuera muy bajo, pongamos 500 Euros, esa póliza puede carecer de sentido por dos motivos. El primero es por lo caro que puede salir ese préstamo debido a la reducción de la bonificación y el segundo porque puede resultar insuficiente para la mayoría de reparaciones de chapa y pintura.

Más cuestiones en las que resulta obligatorio detenerse.

¿Es posible dividir el importe máximo del préstamo en varias porciones para cubrir la posibilidad de diferentes siniestros?

Habitualmente, las compañías ponen como único límite que se alcance la cantidad máxima otorgada. Esa cantidad puede entregarse para pagar una reparación costosa derivada de un solo siniestro o dividirse en varias partes si se producen varios accidentes durante el periodo de contratación. En este caso, si el coste de la segunda reparación excediese el límite máximo contratado, deberían abonarnos la diferencia entre el primer préstamo concedido y el límite máximo más las cuotas pagadas relativas al primer préstamo.

Sin embargo, cada póliza es diferente y es necesario consultar las Condiciones Generales para saber a qué debe atenerse el asegurado en cada caso.

Ejemplo:

Tenemos establecido un límite superior de 6.000 euros.

En el segundo mes después de haber firmado la póliza tenemos un golpe cuya reparación cuesta 2.400 Euros. Establecemos un pago de 2 años para el préstamo a razón de 100 Euros de cuota mensual de devolución.

Siete meses después (al noveno mes de la contratación de la póliza,) tenemos otro siniestro, cuya reparación cuesta 7.000 Euros.

En este caso deberían concedernos un préstamo por valor de 4.000 Euros + 600 Euros (4.600 Euros). Esta cifra corresponde a la diferencia entre el límite máximo concedido y el importe del primer préstamo más los 600 Euros correspondientes a los seis meses en los que ya hemos devuelto la cuota mensual relativa al préstamo relativo al primer siniestro.

En estos casos debería ser posible recalcular las cuotas mensuales para integrar las devoluciones de los dos únicos préstamos en una sola cuota, pero como siempre los detalles de cada caso son particulares.

CONSEJO

Esta cobertura puede tener sentido únicamente cuando no se tiene contratado ningún seguro por daños propios y al propietario del coche pueda compensarle sufragar reparaciones cuantiosas. (Por ejemplo, no suele tener sentido cuando el coche es viejo, porque la reparación puede resultar más cara que el propio coche.

Pero además de que en principio resulte interestante para el propietario del coche, también debe asegurarse de que:

  • Cumple las exigencias para que le concedan el préstamo
  • No le cobrarán adicionalmente gastos, comisiones e intereses.
  • Los límites, máximo y mínimo, encajan con sus necesidades e intereses.

Esta cobertura no tiene sentido casi nunca para quienes tienen un seguro de daños propios salvo robo, incendio o lunas,. Bien porque el riesgo que corren sea muy bajo o porque la reparación sea generalmente de poca cantidad de dinero o imposible de realizar. Si se produce un robo o un incendio, lo habitual es que el coche no aparezca, o bien que aparezca con incendio o destrozado (siniestro total). En el caso de una rotura de lunas, el importe de la reparación no suele compensar la reducción de la bonificación.

Como en otros muchos casos, esta cobertura viene incluida en un “paquete” con otras más, que se venden de forma conjunta. Para saber si nos compensa este “paquete” es imprescindible conocer su precio global y también compararlo con lo que ofrecen otras compañías.

 

 

 
 
 
la letra pequeña de los seguros
 
Te mostramos otros artículos donde se explica y analiza otras coberturas que puede tener una póliza de seguros, y aspectos de especial interés a tener en cuenta cuando se contrata un seguro de coche.
 
Accesorios de serie y opcionales: Todos los elementos que están incluidos en el precio de serie de un vehículo son los accesorios de serie. Los accesorios no de serie son aquellos elementos por los que el conductor tiene que pagar un precio adicional si quiere disponer de ellos en su coche.
Ámbito geográfico de cobertura: Contratar una póliza de seguro para un automóvil implica disponer de una serie de coberturas, ahora bien, falta una información importante: ¿cuál es el ámbito geográfico en el cual dicha póliza está en vigor?, o dicho de otro modo, ¿se puede viajar a cualquier parte del mundo estando cubierto por la póliza?
Asistencia en viaje: esta cobertura es la que se ocupa del vehículo y sus ocupantes en el caso de que, bien por avería, o por accidente, no podamos continuar el viaje. La aseguradora pondrá a disposición del asegurado los medios necesarios para trasladar al vehículo al taller, y a los ocupantes a su lugar de destino...
Bonificaciones: Con este sistema de bonificaciones y penalizaciones, las compañías persiguen personalizar las pólizas en función del historial de siniestralidad de cada conductor, con el objetivo de ajustar los precios en cada caso en función de cada riesgo individual
Coche de sustitución: El objetivo de esta cobertura es garantizar la movilidad del asegurado, mediante un vehículo de sustitución mientras el suyo esté de reparaciones en el taller. Otra posibilidad es que el asegurado reciba una indemnización dineraria para que pueda utilizar otro medio de transporte (taxi, autobús, tren) durante los días que su coche esté en reparación.
Conductor ocasional: La figura del conductor esporádico u ocasional del vehículo es complicada. Las aseguradoras no quieren asumir los riesgos que implica que el coche asegurado a nombre del padre sea conducido por el hijo que se acaba de sacar el carné o que todavía tiene edad para ser considerado joven, según las Condiciones Generales del contrato.
Daños propios: Con esta cobertura, el asegurado firma una póliza que le permite ser indemnizado cuando concurren diversos hechos:
Defensa jurídica: La vida de un conductor puede verse enturbiada por diferentes consecuencias indeseables tras un accidente. Además del riesgo de sufrir lesiones de los ocupantes del vehículo propio, conductor incluido, pueden producirse víctimas de peatones o de ocupantes de otros vehículos. Se cual sea la causa, es posible que el conductor considerado culpable pueda incurrir en responsabilidades penales.
Defensa en multas: El origen de esta multa consiste en ayudar al asegurado a defender sus derechos frente a la administración cuando le ha sido una multa de tráfico que desea recurrir, porque la considera injustificada o por cualquier otro motivo que sea compatible con el ordenamiento jurídico español.
Exclusiones generales: En casi todas las coberturas que componen una póliza de seguros de automóvil existen una serie de excepciones, conceptos o situaciones que no quedan cubiertas por la póliza.
Final prematuro: os seguros para automóviles tienen la duración de un año. Pero en ocasiones el coche desaparece antes de que concluya la validez de la póliza de las manos del propietario (venta, incendio, robo, siniestro total...). Vamos a analizar qué sucede en esos casos, si se puede recuperar parte de la prima pagada y no usada
Franquicias: Las compañías de seguros siempre buscan la forma de reducir el riesgo de que se produzca un siniestro. Les compensa cobrar menos por la prima del seguro si saben que el riesgo de que se produzca un siniestro se reduce de forma notable.
Grandes daños: Esta cobertura cubre únicamente por los daños del vehículo propio: No cubre bienes materiales terceros ni posibles lesiones del conductor ni a ocupantes u otras personas.
Incendio: El objetivo de esta cobertura, que es recibir indemnización por el valor del vehículo en supuesto de incendio, se producirá sí y sólo si se produce un incendio y el coche resulta dañado por tal motivo y no existe tercero culpable que asume la culpa del incendio.
Lunas: Esta cobertura tiene como objetivo asegurar que la compañía aseguradora indemnice al cliente cuando se produzca una rotura en el parabrisas (luna delantera), en la luneta posterior y en las lunas laterales del automóvil.
Responsabilidad civil: Es la póliza de seguro indispensable para circular de forma legal, porque tiene una característica que la distingue: su contratación asociada a un vehículo es de obligado cumplimiento para circular con él. No tener asegurado el coche con esta póliza supone inmovilización del vehículo y multa a su conductor.
Retirada de carné: El objetivo de esta cobertura consiste en garantizar que el asegurado mantiene su capacidad de desplazamiento cuando, por las causas que sea, sufre una retirada del carné de conducir.
Robo: Con esta cobertura tenemos el objetivo de que nuestra compañía aseguradora nos indemnice en el supuesto de robo de parte del coche, robo del coche completo o cuando el vehículo ha sufrido daños y desperfectos como consecuencia del robo.
Seguro del conductor: El origen de esta cobertura se basa en la posibilidad de proteger al conductor culpable de un accidente. Puede ser culpable por muchos motivos: distracción, imprudencia temeraria, exceso de velocidad, etc. En cualquiera de estos, el conductor, por ser culpable, no tiene derecho a recibir indemnización de ningún tipo. Él queda desprotegido y, en muchas ocasiones, sus familiares desamparados.
Siniestro total: Una de las expresiones que aparecen en las Condiciones Generales de la póliza de seguro y que más interés tienen para el asegurado es el de "Pérdida Total". Es una expresión equivalente a la que se utiliza casi siempre en su lugar: “Siniestro Total”.
Valor a nuevo: Significa una indemnización por el precio del coche nuevo. Este precio de coche nuevo incluye impuestos de coche nuevo (IVA e Impuesto de matriculación). Además, si los tenemos declarados en la póliza , se incluirán los accesorios no de serie o, en su defecto, cuando la compañía los cubra sin sobreprima.
Valor venal, valor venal mejorado: Es el precio del coche al que se hubiera vendido justo en el instante anterior al siniestro, con todas sus característica y propiedades justo antes del accidente o percance.
Variación del riesgo: Las compañías determinan el precio de una póliza de un seguro en función del riesgo que están dispuestas a asumir y de las coberturas con las que protegen al asegurado en cada siniestro.
Venta del vehículo: La vigencia de una póliza de seguro y los periodos de propiedad de un vehículo no tienen por qué estar sincronizados. No tendría ningún sentido que hubiera que sincronizar el periodo de tenencia de un vehículo con los plazos anuales de los contratos de seguros.
 
Redacción (34) 91 724 05 70 - Publicidad (34) 91 005 21 04 - © copyright 1999- Ruedas de Prensa S.L. - Notificar errores - Condiciones legales - Mapa web - Seguros